Alimentando Lobophyllias en nuestros acuarios

Alimentando Lobophyllias en nuestros acuarios

Una de las cosas más bonitas de tener un marino es dar de comer a sus habitantes. En cuanto notan la comida y están acostumbradas a nuestra presencia, las gambitas vendrán a comer de nuestras manos. Al igual que harán la mayoría de los peces. Mención aparte merece la alimentación de los corales…

 Alejandro Martín Autor Alejandro Martín azureus

 

 

 

 

… Y es que la alimentación de los corales resulta fascinante. Cuando empiezas con los marinos resulta inimaginable que algo que parece tan inerte pueda de repente “mutar” y poner tantos esfuerzos y recursos en atrapar cuanta más comida mejor. Encima, alimentarlos resulta extremadamente sencillo para muchos y lo único de lo que hay que armarse es de algo de paciencia.

La inmensa mayoría de los corales son fotosintéticos, pero no por ello dejan de alimentarse de todo aquello que les traiga la corriente. 

Uno de los corales que más fácilmente se alimentan son las Lobophyllias. Estos corales son LPS (Long Polip Stone en inglés o corales de pólipo largo en castellano). Y en cuanto perciben el alimento en el agua comienzan a sacar los tentáculos de sus pólipos con el fin de cazar todo lo que puedan. Estos pequeños tentáculos son semitransparentes y tienen en la punta un pequeño cnematocisto (lo mismo que tienen las anémonas para dejar tolay a sus presas, pero a su escala). Con ese urticante agarran a sus presas (normalmente en la naturaleza, pequeños invertebrados tipo gammarus o similares) hasta que las engullen en su boca central.

 

Para alimentar a nuestras Lobophyllias tan solo necesitaremos alimento para corales, una jeringa de plástico (nosotros preferimos las de 5 ml en adelante) y un poco de mañana para acertar en los pólipos del coral. De alimentos, tanto la artemia como los copépodos y gammarus harán las delicias de este coral (puedes verlos en el vídeo que hay un poco más arriba). Además, nos gusta también suplementarlos de vez en cuando (no hay que pasarse ni darle más de 1-2 veces por semana) con alimentos en grano. El LPS Grow de Fauna Marin va de lujo para ello, y el masstick hecho bolitas también les chifla.

En cuanto las Lobophyllias sienten el alimento en el agua rápidamente sacan sus tentáculos para intentar atrapar la comida. En la fotografía se puede ver la punta de los tentáculos, donde tienen el pequeño urticante al que se quedan adheridos los distintos alimentos.

En cuanto las Lobophyllias sienten el alimento en el agua rápidamente sacan sus tentáculos para intentar atrapar la comida. En la fotografía se puede ver la punta de los tentáculos, donde tienen el pequeño urticante al que se quedan adheridos los distintos alimentos.

No cebes nunca demasiado a tus corales. Es preferible dar poca cantidad y repartirlo en varias tomas. Si das una toma muy grande la Lobophyllia se puede cerrar para intentar digerir lo que le ha dado (y hay veces que no pueden digerirlo bien). 

Normalmente las Lobophyllias no son corales muy exigentes para sacar sus pólipos (en cuanto huelan comida en el agua, allá que van ellas a comer…). Pero sí que es verdad que a las recién llegadas es preferible no cebarlas mucho y hacer que se abran previamente con comida líquida. El booster ahí va de lujo y ayuda cuando tienes corales recién comprados que tardan en abrir pólipos o que son tímidos. Lo echas 10-15 minutos antes al acuario y verás como tras ese tiempo casi todos los corales están listos para la pitanza.

 

Alimenta a tus Lobophyllias despacito, no hagas mucha presión con el líquido de la jeringa. En la jeringa tienes que echar la comida y llenarla con agua del acuario (no le metas agua dulce, ya sea de ósmosis o del grifo). Si llenas la jeringa con agua dulce, cuando alimentes al coral le pegarás un choque osmótico (por la diferencia de salinidad entre el coral y el agua del alimento). Notarás que, aunque te acepte el alimento, probablemente lo suelte tras un par de minutos, pues se ha irritado con el cambio. Con las diferencias de temperatura bruscas pasará exactamente lo mismo.

Sobre todo recuerda que para alimentar corales, lo mejor es hacerlo de manera periódica y no abusar. Alimentar en exceso puede ser perjudicial para nuestros corales. En la naturaleza este tipo de alimento les cae de vez en cuando y si le damos demasiado de golpe podemos llegar a perjudicarlos gravemente.

 

Esperamos que con esta información, podáis alimentar más o mejor a vuestros corales 😀

 

Y para cualquier duda, ya sabéis, estamos en Azureus  😉

 


También te puede interesar:

18 diciembre, 2017 Acuariofilia, Tienda de mascotas , ,